Es hora de empezar de nuevo (de lo general a lo específico)

Dicen que a los quince días de inactividad se pierde el estado de forma. He estado un mes y medio sin ni siquiera caminar más de cuarenta minutos. Aquí cuento la historia.
Estuve un año corriendo con dolor en el glúteo a causa de un masaje mal dado, pero lo arregló… un masajista (hablando con propiedad es un osteópata) en dos sesiones. Luego empezó un dolor en la ingle que no me dejó correr, como hubiera querido, el marathon de Berlin del 2011. Después de decidir ir al médico y hacerme un par de pruebas me diagnosticaron una hernia inguinal. No sabía qué era exactamente ni porqué se produce (y sigo sin saberlo), aunque lo haya padecido. Esto ha supuesto llevar aproximadamente un mes y medio sin correr ni hacer más ejercicio que caminar, algunos días, durante media hora o tres cuartos a ritmo muy lento y con dolor.
El día 12 de Junio el cirujano me dió el alta. Me dijo que podía hacer vida absolutamente normal y que podía correr, hacer abdominales, etc. Pero ya de alta, al caminar un poco, se me cargaba la pierna del lado contrario al de la cirugía por lo que no quise empezar a correr hasta que al caminar no notara el efecto de la asimetría. En el instante de escribir este post ya no noto molestias en la pierna. He decidido empezar por fortalecer el cuerpo antes de correr. De momento, hago unos quince minutos de gimnasia en casa con muy poco peso y eso ya me basta para tener agujetas. Seguramente me apuntaré a un gimnasio con clases colectivas, son divertidas, no son específicas y aparte de coger un mínimo de fuerza trabajan un poco de cardio. Aplicaré el principio de entrenamiento que dice que hay que ir de lo general a lo específico. Creo que será lo ideal para empezar a correr con garantías.

Deja un comentario