Nutrición

De varios artículos que he ido leyendo por ahí se pueden extraer las siguientes conclusiones en cuanto a la ingesta de hidratos de carbono.

a) La ingesta de hidratos de carbono de bajo índice glucémico antes de un ejercicio de larga duración puede incrementar el rendimiento deportivo, asimilado a que de esta manerea se produce una glucemia más estable durante el ejercicio, aunque el momento exacto para la ingesta es aún motivo de controversia. (esto llevaría a darle la razon a Barry Sears (la dieta de la zona)).

b) Durante la realización de un ejercicio físico de larga duración es “indiscutible” la importancia de la ingesta fraccionada de hidratos de carbono (de fácil digestión y absorción). El Indice Glucémico de los hidratos de carbono que se deben aportar en esta fase es aún objeto de discusión. (Barry Sears lo tendría claro, no sólo se referiría a hidratos de carbono de bajo índice glucémico sino a una proporción determinada entre proteína y hidratos de carbono).

Barry Sears es un autor de la llamada “dieta de la zona” que preconiza la ingesta controlada de la relación proteinas/hidratos de carbono/grasas (que favorecería la acción del glucagón respecto a la insulina y por tanto la lipólisis) igual en cada comida para mantener el nivel plasmático de glucosa constante y favorecer la lipólisis.

Deja un comentario